Tus actitudes, creencias y sentimientos te aseguran la abundancia que quiere tener en la vida?

¿Estás seguro de que tus programaciones son las correctas?
¿Te ayudan a dar cada paso en la vida? ¿Te imaginas qué sería de ti con las programaciones correctas?

Si te hubieras preparado, si te hubieras tomado un tiempo para oír a otros, aprender, mejorar, si hubieras generado mejores condiciones, ¿estarías mejor?

 

Ana Cortés - Creadores de Éxitos

Transforma tu manera de hablar y transformarás tus acciones. Transforma tus acciones y transformarás tus resultados. Transforma tus resultados y descubrirás que tú y solo tú tienes el poder para decidir tu destino y tu futuro. Dios ya te ha dotado con dones y talentos, ahora te corresponde a ti obtener el mayor provecho posible de ellos.

Conozco muchas personas que me dicen: «quiero tener mi propio negocio, pero es que soy muy tonta», «quiero aprender a manejar mis finanzas, pero no me gustan los números», «quiero ser inversionista, pero me da miedo arriesgar mi dinero». Cada vez que escucho declaraciones como estas, enseguida sé que no debo comenzar por ver su plan de negocios; más bien tengo que empezar revisando lo que guardan en su mente y en su corazón. Si no les ayudo a cambiar eso primero, todo el trabajo que haga será en balde, se sentirán frustradas y yo también. Algunas personas piensan que las finanzas no tienen nada que ver con nuestro yo interno; sin embargo, ambos están relacionados por completo. Estoy convencida de que si los seres humanos tienen la autoestima correcta, se conocen a sí mismos, saben dónde están parados, conocen la importancia de lo que hablan, tienen un mapa de vida concreto y se dejan entrenar, lograrán sus metas financieras y de negocios con mayor facilidad.

Es muy importante entrenarte para que comprendas que tus palabras son espadas muy afiladas que debes aprender a manejar; de lo contrario, tú mismo terminarás lastimándote.

Ana Cortés

Entrevista con Pedro Ferriz

Web Design By OrangeSky Marketing
Copyright,
Creadores de Éxitos Financieros